Publicado en Arquitectura

Banner-content

El proyecto residencial de 550 metros cuadrados conocido como el ‘Mirador’ se encuentra situado en lo más alto de las montañas del valle del bravo en México. Esta obra maestra de la arquitectura fue realizada por la firma de arquitectura ‘CC Arquitectos’, fundada y dirigida por el arquitecto Manuel Cervantes Céspedes.


La vivienda del ‘Mirador’ inspirada en una ‘caballeriza mexicana’ conserva la estética rural y rústica de la zona combinándola con un lenguaje moderno, caracterizado por el uso de la planta libre, la visibilidad del espacio y la fusión armónica de esta con el paisaje.

 
El Mirador, como su nombre lo indica permite observar el vasto valle del bravo desde un punto privilegiado mimetizándose con la tierra, la piedra y los colores del entorno por medio del uso de materiales bucólicos como la madera, el acero, la piedra vernácula y el granito.


En su diseño interior, el proyecto resalta por su maestría y elegancia en el uso de las texturas para definir y delimitar los espacios, el fino equilibrio entre la dureza de sus acabados con la suavidad de su mobiliario y cortinas de tela.

 
En espacios como la cocina, la distinción entre pisos, muros y techos es nula, creando una atmosfera cálida y campestre, coronada por una isla de frío granito para la preparación de alimentos. La continuidad de los acabados en madera genera en el espacio la impresión de estar al interior de una pieza monolítica esculpida un bloque de madera, cortado a la perfección.

Las habitaciones conservan la austeridad de la vida en el campo y el amor por la naturaleza sin perderse de las bondades de los avances modernos. Camas y buros de diferentes maderas rompen con la unidad del espacio contrastando con la vista de águila que ofrece el balcón sobre el valle.

Fotografía ©Rafael Gamo.
 
Publicado en Arquitectura
Mientras algunos se ufanan de la entrada de Starbucks al país y otros se lamentan de la venta de todas las tiendas de Juan Valdez en Colombia. En México una tienda de café con corazón e historia se abre camino rescatando la elegancia de una época perdida, pero no olvidada…

Si, Cielito querido, es una tienda de café, una que en contra de la tendencia global del autoservicio y el fast food, intenta recuperar los valores de la estética latinoamericana. Su nombre proviene de la música popular mexicana, inspirado en la canción “Cielito Lindo” escrita en 1882 por el compositor mexicano Quirino Mendoza y Cortez. La frase “México Lindo y Querido” dentro de la canción, pone en evidencia al espíritu lúdico del lenguaje latinoamericano, espíritu que en palabras de sus propietarios vale la pena rescatar, reinventando ese estilo y adaptándolo a los códigos de la actualidad.

“El concepto realza el valor estético de la cultura popular latinoamericana y la reinventa en un estilo Neo-Retro, el cual fusiona la gráfica de la época de las colonias, tanto francesa como española (presentes con su fino manejo tipográfico), con la de Latinoamérica moderna y la publicidad de las grandes tiendas departamentales de los 50’s (que también fueron importadas del viejo continente y de la mercadotecnia estadounidense), junto con el contraste del lenguaje coloquial de los mercados y tienditas. Todos estos elementos son sutilmente integrados, resultando en un producto muy actual, muy latino y con atractivo universal”. –dicen Héctor Esrawe e Ignacio Cadenadiseñadores del lugar.

Cielito comenzó como un concepto que adquirió tanta popularidad entre sus comensales que han logrado expandirse con 17 sedes en la Ciudad de México. Tal vez, como muestra del descontento de los mexicanos al sobredimensionamiento comercial y la saturación del mercado por parte de franquicias y compañías multinacionales que llegarán al país en el 93’ con el TLC. (Firmado con sus vecinos del norte)

En esta tienda de café no solo el diseño está inspirado en lo latinoamericano y en sabores prehispánicos, su menú se encuentra repleto de recetas típicas desde tamales, chocolate con chile, horchata y panes dulces, adornadas con frases de la jerga popular como “pásele a lo barrido” que se traduciría como bienvenidos y otras frases como “de poquito en poquito se llena el jarrito”.

Sin duda Cielito Querido Café ha dado de que hablar, convirtiéndose en el único café que ha podido darle pelea al gigante multimillonario “Starbucks” reflejo directo de el roce entre la cultura tradicional y la internacionalización. Proceso al que las compañías norteamericanas están acostumbradas ya que históricamente lo han vivido en países como Japón en el siglo XIX.

Independientemente de quien gane esta competencia, da gusto saber que pese a la globalización, los mexicanos aún conservan el espíritu que los ha caracterizado, ofreciendo experiencias sin igual, desde su arquitectura, el diseño gráfico e industrial hasta su gastronomía.

Le deseo mucha suerte a Cielito Querido Café.

Publicado en Arte

Por @juanosaurious

Durante el siglo XX México fue el escenario de diversas revoluciones sociales y políticas. El descontento generalizado provocado por el gobierno dictatorial de Porfirio Díaz, pronto se transformo en una guerra civil que desato un ciclo bélico de transformaciones, reformas sociales y golpes de estado. El caos y la guerra cubiertos bajo el manto de la libertad, no impidieron que el progreso económico derivado de otra revolución, la industrial, transformara las concepciones de vida de la realidad mexicana. La modernización, impulsada por la nueva cosmovisión heredada del nuevo estilo de vida de las grandes ciudades, las fábricas,  la fuerza de la locomotora y el ideal del progreso, afectarían para siempre la vida de los mexicanos, gestando una nueva revolución estética, no de soldados, pero si de guerreros armados con el poder de la fotografía, la máquina de escribir y la radio.

Durante el Porfirato las cámaras y el trabajo fotográfico de Hugo Brehme y Wilhelm Kahlo fueron bien recibidos, conocidos por su pictoralismo y su tendencia a capturar momentos pintorescos de la sociedad mexicana, esta generación de fotógrafos apolíticos conformaría una de los pilares de esta revolución cultural, que no se consolidaría hasta la llegada del movimiento Estridentista en 1921, fundado en Ciudad de México por el poeta Manuel Maples Arce en su manifiesto Actual N°1 como propuesta contra-cultural latinoamericana inspirada por el manifiesto futurista de Marinetti.

En el mismo lapso de tiempo, e influido por las vanguardias de las nuevas corrientes europeas, el pintor y muralista mexicano Diego Rivera de ideología comunista, adquiere relevancia e  influencia para el Movimiento Muralista Mexicano y Latinoamericano, desempeñando importantes trabajos que lo llevarían al estrellato; una vez expulsado del partido comunista mexicano, Rivera es invitado a los Estados Unidos para realizar una serie de trabajos que resalten el ideal del progreso tecnológico y el poder de la industria americana. Es aquí cuando pintaría uno de sus mas famosos murales para el instituto de arte de Detroit –obra que se convertiría en epopeya sobre el hombre y la maquina, himno de la sociedad tecnificada- Este encargo patrocinado por Edsel Ford (Padre de Henry Ford), se convertiría en un nuevo modelo de la imaginería visual mexicana, hibridando en su técnica el estilo análogo y tradicional de la pintura al fresco de ese tiempo con una visión utópica del futuro y presente impulsado por la máquina. (Podríamos sugerir con esto,  que las contradicciones de Rivera en su trabajo, son solo un reflejo de la condición diacrónica típica del latinoamericano, herencia de la colonia en donde nos proyectamos hacia el futuro sin una visión clara del presente, por estar sometidos a los desarraigos y sincretismos del pasado)

Irónicamente en la actualidad, la ciudad de Detroit, que en cierto momento de la historia fue considerada como el motor del desarrollo de la industria automovilística americana se encuentra en crisis, como la gran mayoría de los valores de la modernidad que predicaron.

Es en la segunda revolución industrial donde las innovaciones tecnológicas estuvieron al alcance de la población, construyendo desde el arte, nuevas nociones de aproximarse a la realidad. En el siglo XX invenciones como la radio, la maquina de escribir, a cámara fotográfica, las cámaras de video y los nuevos materiales de construcción fueron los impulsaron la revolución cultural.

Retornando a México y a sus revoluciones mediáticas que cambiaron los paradigmas de la representación visual a través de la imagen. En donde aparece la figura de Tina Modotti -entrañable amiga de Rivera y Frida Kahlo-, quien considero a la fotografía como una herramienta tecnológica al servicio de las transformaciones sociales y políticas de su tiempo, esta posición automatista fue verdaderamente revolucionaria, apelando a que la imagen fotográfica como consecuencia de sus cualidades, era capaz de  mecanizar la memoria a partir de un clic, este hecho totalizante fue reforzado gracias a la fácil reproducción del contenido de las imágenes, lo que abrió la puerta para la producción masiva de un nuevo tipo de información.

Modotti implanto el concepto de fotografías indexadas, que consistía en incluir referencias simbólicas dentro la imagen transformándola en textos automáticos, es un hecho conocido, que la maquina de escribir mecanizo la escritura despojándola de su personalización a través del trazo, así mismo la fotografía automatizo y sintetizo la información capturando la luz, construyendo así una nueva estética que tendría grandes repercusiones en la vida cultural del país centro americano.

Publicado en Diseño

Con el objetivo de reunir al talento creativo local de Monterrey (México) y con el único fin de compartir, discutir y promover el diseño dentro de la comunidad, nace TOCTOC. Una red de creadores interesada en ser un punto de comunión para las diversas manifestaciones creativas y derivados del diseño.

Fundada en 2009 por Miguel Melgarejo en colaboración con otros diseñadores mexicanos. (Abraham Liñan, Pedro Martínez, Carmina Santos, Alexis del Toro, Héctor Vázquez y Enrique Woolfolk). Cuenta hasta el momento con una comunidad de más de 3.000 personas vinculadas al proyecto, entre ellos estudiantes, emprendedores, profesionales y entusiastas del diseño, expandiéndose a lo largo y ancho del territorio mexicano y más allá de sus fronteras.

Entre sus eventos más destacados se encuentra Las Noches de TOCTOC proyecto que se realiza de forma bimensual reuniendo aproximadamente a 300 creativos locales para entablar contactos, compartir conocimientos y generar discusiones en torno al diseño.

TOCTOC: La Actualidad. Pt 1, habla sobre la exposición llamada 'Talento Local' en el Centro de las Artes donde estuvo 'Chetes' como invitado especial/maestro de ceremonia y el evento de ReVive Monterrey en la explanada del Museo de Historia Mexicana para el Festival Santa Lucía (2010). Ambos eventos organizados en conjunto con el CEDIM.

http://www.toctoc.mx/

Síguenos